top of page
  • Kenneth Park

Vidas Tranquilas



Adolfo* ha trabajado por el mismo jefe por más de 15 años. Es de confiable, atento a los detalles y siente orgullo por el trabajo que realiza y por los frutos de su esfuerzo. Nunca ha sido arrestado, nunca ha estado en problemas de ningún tipo, ama a su hijo y sobrinos y sobrinas, y vive su vida, tranquilamente.

Esteban tiene familia. Su esposa se vino para acompañarlo hace 14 años, aproximadamente un año después de que él vino al área, y decidieron hacer sus vidas aquí. Él ha sido el proveedor para ella y sus cuatro hijos. El hijo mayor acaba de recibir un premio en la escuela por excelencia académica. Su esposa ofrece cuidado de niños para otras familias, y se ha integrado en la comunidad proporcionando un servicio necesario. Viven su vida, tranquilamente.

Marta y Daniel se conocieron, se enamoraron y se casaron hace 11 años. Pasaron por algunos momentos difíciles, pero se han establecido en una rutina constante de trabajo, el cuidado de sus dos hijos, y la preparación para el nacimiento de un tercer hijo en un futuro próximo. La hermana y el cuñado de Marta, sus hijos, y su padre viven en la zona, todos viviendo sus vidas tranquilamente.

Mientras que cada uno de ellos son especiales para mí y para mi familia, no son únicos. No son la excepción que prueba la regla.

La gran mayoría de la gente que he llegado a conocer se enfocan simplemente en una cosa: salir adelante, quieren hacer una vida para sus familias y para ellos mismos. Ser responsable, cuidadoso, buenos vecinos y buenos ciudadanos. Están profundamente agradecidos por la oportunidad de trabajar, vivir, cuidar de sus familias en un ambiente que sea económicamente y socialmente viable para ellos.

Están contentos de vivir en un lugar donde no tienen que preocuparse de que los narcos envíen terror a sus vecindarios, donde sus patrones respetan su trabajo y sus esfuerzos y les pagan un salario digno, donde pueden depender de la electricidad y el agua y Saneamiento y buenos caminos. Donde ocasionalmente se pueden salir a celebrar, y llevar a los niños a la playa o un parque de entretenimiento.

Han venido a este lugar y han decidido dar lo mejor de sus habilidades: su juventud, su fuerza, su esfuerzo, a cualquiera que esté dispuesto a contratarlos y darles esa oportunidad.

La mayoría de ellos están aquí sin la documentación apropiada. Si hubieran podido, FELIZMENTE habrían completado el proceso para obtener esos documentos, pero el sistema no se presta a eso. El trabajo que hacen, los trabajos que desempeñan, son aquellos que los ciudadanos nacidos en los Estados Unidos no están dispuestos a hacer, o bien no hay suficientes personas dispuestas a hacerlo.

Así que mantienen la cabeza baja, y viven sus vidas tranquilas y significativas.


Kenny Park

*Todos los nombres han sido cambiados.


1 view0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page